jueves, 22 de agosto de 2013

Viendo con el alma

El mundo me sorprendió porque me enseño que cuando aprendes a ver con el alma el mundo se convierte en una realidad de paz  y el sentido empieza a ser real. El aire se vuelve liviano y sientes que puedes volar ya que  tu carga de negatividad está enterrada y así el cariño hecho energía te lleva al cielo. Los caminos se vuelven visibles y se convierten en sueños llenos de Qué será?, pero sobre todo en vías de varios destinos que ya no tenemos miedo probar porque por fin se puede ver la vida en su sentido más grande.



Tú te vuelves irresistible, lleno de posibilidades, miedos, encantos , deseos, en si eres un ser sin fin que me ha dejado verlo por primera vez, que me ha dado tanto sin darse cuenta que mi vida ha cambiado sin proponérselo. El mundo me dice que eres de otro planeta, que quieres conquistar el mío para acabarlo y luego dejarlo pero no lo creo, porque nadie puede ser tan transparente si tiene negro el corazón, así que por primera vez me estoy jugando por un sentimiento que crece pero que nadie apoya más que mi corazón.





Tanto he dejado de ser yo, que estoy pensando antes de actuar y no me dejo llevar por impulsos que pudieran acabar este proceso que está arrancando en meta de salida y le faltan muchos kilómetros para encontrar la llegada. Lo único que sé es que quiero avanzar y ver hasta dónde llega este destino.


0 comentarios:

Publicar un comentario