miércoles, 28 de agosto de 2013

Workeart



Estaba esperando en mi casa que el tiempo llegue a mí, cuando tocaste a mi puerta para ayudarme a caminar en el verdadero sentido de la cordura. Fuiste una sorpresa porque me enseñaste que generalizar no es una opción y que cada alma se comporta de diferente manera, aparte fuiste un hombro cuando el corazón me lo partieron. Todos se estarán preguntando quien es esta guía que ha aparecido en tu vida, señores y señoras estoy hablando de Workeart la fuerza del corazón. Como toda flecha que guía tu camino, este ser es alto, grande y lleno de fuerza, es como un guardaespaldas que resguarda tu alma y te brinda la inteligencia para poder actuar con el corazón.

Desde el  primer momento que lo vi mis sentidos cambiaron porque volví a creer en la humanidad que tanto me ha fallado, el me dio un respiro y me escucho cuando todos me hacían a un lado porque la enfermedad de la tristeza temían que los contagiara. Me conto que como es la fuerza del corazón ha querido mucho y le han fallado igual pero ya que su amor propio es grande nunca nadie lo terminara de destruir. En si al instante me dio el empujón que necesitaba para salir de la soledad de un amor que había terminado sin antes comenzar.



Pasó el tiempo y seguía ahí sorprendiéndome a cada momento que aparecía, porque me demostraba que lo diferente es posible si crees en los sueños. Siempre me apoyaba con sus creencias y filosofías porque aunque muchas veces se olvidaba lo que él sabía sus palabras eran credo del amor propio de un alma amada. El consejo más importante que me dio fue que mire dentro mío para descubrir quien quiero ser y que nunca me olvide de mí para comenzar a querer, pero sobre todo que no apure al amor porque el llega cuando crees en dios y dejas que su amor te guie a tu otra mitad. Como todo en esta vida el no es perfecto, muchas veces se olvida a quien da su guía y los deja solos para que aprendan a querer, porque él es así, te da una lección para que luego solo la pruebes en la vida, pero bueno como dicen su guía no es fácil.
      

 
 Workeart está presente ya en mi vida, aparece cuando mi alma la necesita, por eso se que nunca más tendré un corazón roto ya que tengo quien me enseñe a pelear cuando me olvide de hacerlo; entonces ahora solo tengo silbar y vendrá a ayudarme cuando de tristeza me vuelva a contagiar.
   


0 comentarios:

Publicar un comentario